MESSI Y EL TURISMO

Lionel Messi y el Turismo, el turismo y Lionel Messi, una relación exitosa fuera del plano futbolístico que no para de crecer y sorprender al mundo.

La historia reciente comenzó cuando Messi “amagó” irse hace un año atrás del Fútbol Club Barcelona, en aquel momento ya surgían las especulaciones y los rumores de las pérdidas económicas que esto ocasionaría. Lamentablemente para el fútbol y el turismo español, esos miedos y dudas de la separación hoy son reales, sí, Messi se fue del Barcelona. Quedará marcada para siempre la fecha del 5 de agosto de 2021 para los catalanes y los fanáticos del club azulgrana. Porque no sólo se pierde una pieza fundamental futbolística, sino también turística y con esto, económica.

Y el efecto multiplicador de Messi abandonando su institución de toda la vida es gigante. Y esto afecta no sólo al club, sino que las consecuencias negativas también repercuten en la proyección de marca de la ciudad de Barcelona y, por lo tanto, también de Cataluña y de España.

Porque si de algo no hay dudas, es que muchos turistas visitaban la ciudad de Barcelona con el propósito principal de poder ver un partido del Fútbol Club Barcelona y, siendo más puntuales, para ver jugar a Lionel Messi, uno de los mejores deportistas de todos los tiempos.

Con Messi en la institución, el Fútbol Club Barcelona aportaba el 8% del porcentaje del turismo de la ciudad de Barcelona, donde predomina la realización del Experience Tour, un circuito turístico que incluye la visita al Camp Nou (Estadio del equipo azulgrana) y al museo del club,  un recorrido que es el tercero más visitado de España detrás del Museo del Prado y del Reina Sofía, que tiene un espacio dedicado pura y exclusivamente al deportista argentino, con más de dos millones de visitantes anuales.

Las personas del mundo vinculan estos circuitos y marcas turísticas directamente con Messi. España recibe 11 millones de turistas deportivos por año, de los cuales el 85% son extranjeros que aportan 14.500 millones de euros. Messi y el Barcelona eran los principales artífices de este movimiento turístico deportivo y económico para el país ibérico. Hechos palpables alrededor del número 10 lo comprueban, como el estreno mundial de “Messi 10” del Cirque du Soleil, el primer espectáculo del Cirque que celebra el deporte, sumado al lanzamiento de una marca de ropa exclusiva bajo el nombre de “The Messi Store”, acontecimientos que sirvieron para acompañar a una gran demanda ya vigente en la ciudad para conocer todo sobre la vida y obra del mejor jugador de fútbol en la actualidad y quizás, de la historia. 

Su propia cadena hotelera MiM Hotels (Majestic i Messi Hotels), venta de entradas para alentar desde las tribunas del Camp Nou, la venta de entradas, merchandising y camisetas  con el 10 estampado, los comerciales, los derechos de televisión y los sponsors (con todo lo que significan hoy en día para el marketing deportivo) son algunos de los ejemplos que, ante la salida del astro argentino, van a pasar a un segundo plano. Incluso el Turismo de Catalunya en conjunto con la ciudad Barcelona habían asociado la imagen del destino al club en los últimos años, a través de un convenio para difundir a Catalunya en el mundo, principalmente en mercados lejanos y no tan explotados como Asia y Oriente. Y esto ocurrió en gran parte porque Messi estaba en el club, porque Lionel ayudó a crear y reforzar la imagen del Fútbol Club Barcelona. 

Recordemos también que en 2018 Messi fue nombrado embajador de buena voluntad de la Organización Mundial del Turismo para el turismo responsable. La magnitud del astro del fútbol en el ámbito turístico internacional es digno de admirar, ya que su movimiento no frenó en la salida del Fútbol Club Barcelona, sino que se ve reflejado positivamente en su llegada a Francia, a su nuevo club, el Paris Saint Germain.

En el transcurso de esas horas mediáticas post 5 de agosto, hasta la oficialización de su incorporación al club francés, la palabra Messi se convirtió en el principal tema de investigación y búsqueda del mundo, superando nada más y nada menos que al coronavirus. Es que Messi alcanzó en Google el nivel máximo de popularidad en las búsquedas. La gente eligió saber de Messi antes que el clima, la hora, religión o de la misma pandemia. Además, el efecto en PSG fue increíble, batiendo un nuevo récord: Ningún jugador en la historia vendió más camisetas que él en sus primeras 24hs. ¿El número? 832.000 camisetas a 188 dólares. Lo que generó un total de 156.416.000 millones de dólares. Si, y todavía no debutó. Si, siempre él, y es nuestro.